Economía poskeynesiana

Autores: Adam Aboobaker, Karsten Köhler, Franz Prante y Ruben Tarne | 18 de diciembre de 2016
Patrocinio y revisión académica: Prof. Dr. Eckhard Hein

 

1. Elementos centrales

La economía poskeynesiana (EPK) es un paradigma económico que proviene del trabajo de economistas como John Maynard Keynes (1883-1946), Michal Kalecki (1899-1970), Roy Harrod (1900-1978), Joan Robinson (1903-1983), Nicholas Kaldor (1908-1986), y muchos otros. Se define por la opinión de que el principio de demanda efectiva desarrollado por J. M. Keynes en la Teoría general (1936) y M. Kalecki (1933) se sostiene tanto a corto como a largo plazo. Es decir, que la actividad económica en una economía monetaria capitalista está determinada por la demanda y que no hay mecanismos incorporados que garanticen el pleno empleo y la plena utilización de las capacidades.

Los poskeynesianos consideran que las diferentes versiones de la economía neoclásica no son apropiadas para analizar una economía monetaria capitalista. También son unánimes en su esfuerzo conjunto por construir una teoría económica alternativa que sea más adecuada para analizar las características inherentes de las economías capitalistas modernas, como el desempleo, las crisis (financieras), los ciclos económicos, las depresiones, el cambio tecnológico y el desarrollo desigual.

Comprenden que la economía se estructura mediante instituciones tales como empresas, sindicatos, contratos de salarios y créditos, regulaciones gubernamentales, etc. Estas instituciones determinan en buena medida el comportamiento económico, por lo que la EPK otorga cierta prioridad a los análisis macro y mesoeconómicos.

En el nivel microeconómico, la EPK recalca que el futuro es fundamentalmente incierto. De ello se sigue que los individuos no pueden actuar de manera perfectamente racional, como creen los economistas de la corriente dominante. Prefieren tomar decisiones sobre la base de las reglas generales, ya que estas pueden manejar mejor la información incompleta y compleja. Las reglas generales también están muy influenciadas por las convenciones y normas sociales, lo que puede conducir a la estabilidad (por ejemplo, los contratos de salarios nominales que estabilizan el nivel de precios), así como a la inestabilidad (por ejemplo, debido al comportamiento gregario en los mercados financieros). La incertidumbre fundamental también influye en el comportamiento de las empresas, que operan en mercados imperfectamente competitivos, lo que las convierte en fijadoras de precios y “tomadoras” de cantidad.

La EPK estudia una amplia gama de campos económicos que van desde la macroeconomía a corto plazo (desempleo, producción económica e inflación), la macroeconomía a largo plazo (crecimiento y distribución), la economía monetaria, las finanzas y el sistema monetario internacional hasta los enfoques microeconómicos de la teoría de la economía de la empresa, teoría del consumo, teoría del tipo de cambio, financialización y mucho más. En consecuencia, la EPK proporciona un amplio conjunto de propuestas de políticas que a menudo difieren considerablemente de las recetas estándar propuestas por la economía convencional. Dos ejemplos de ello son el énfasis en la política fiscal como la herramienta principal para combatir las recesiones económicas a corto plazo y la opinión de que los bancos centrales deberían mantener tasas de interés bajas y regular el sistema bancario en lugar de centrarse en la lucha contra la inflación. Otro ejemplo sería el respaldo a las instituciones del mercado laboral que fomentan la negociación salarial colectiva y establecen una estabilidad salarial nominal que nadie pueda socavar. Esto obliga a las empresas a competir mediante la calidad y la productividad sin causar deflación al reducir los salarios.

Aunque por su nombre son muy similares, el poskeynesianismo es bastante diferente del keynesianismo antiguo y de la economía neokeynesiana . Los poskeynesianos consideran que el enfoque neokeynesiano  es principalmente neoclásico con algunas alteraciones que conducen a imperfecciones del mercado, pero que no mejoran su análisis del mundo real. Sin embargo, la economía neokeynesiana, y no la economía poskeynesiana, suele ser lo que los estudiantes aprenden como keynesianismo moderno.

2. Términos, análisis, concepción de la economía

La EPK procura analizar las economías capitalistas que se caracterizan por ciertas características distintivas. Las economías capitalistas son economías de producción monetaria en las que los bancos y otras instituciones financieras anticipan dinero (crédito) para que las empresas inviertan en capital físico y mano de obra para producir bienes y servicios. Esos se venden para obtener un beneficio y para pagar la deuda más los intereses en los que se ha incurrido para financiar la inversión. Este circuito monetario no solo establece un flujo circular de ingresos entre los principales sectores de la economía, sino que también vincula unidades económicas como hogares, empresas o gobiernos entre sí a través del tiempo mediante su estructura de activos y pasivos. La macroeconomía capitalista constituye así un sistema que debe analizarse de manera sistémica: lo que sucede en un sector de la economía también tiene efectos en otros sectores.

Los port-keynesianos conciben las economías capitalistas como sistemas altamente productivos, pero inestables y conflictivos. La actividad económica está determinada por la demanda efectiva, que suele ser insuficiente para generar el pleno empleo y la plena utilización de las capacidades. Las fluctuaciones de la demanda efectiva se deben principalmente a los cambios en los gastos de inversión, que a su vez se ven fuertemente afectados por las expectativas. Las expectativas de los agentes económicos están influenciadas por las convenciones sociales y las reglas generales debido a la incertidumbre fundamental acerca del futuro. En tiempos de expectativas generalmente optimistas, la demanda de inversión puede estar al alza y poner en marcha una fase de fuerte crecimiento del crédito, acumulación de capital y generación de ingresos.

Se crea nuevo dinero de crédito para financiar gastos de inversión. Entonces, la producción económica y el empleo se determinan en el mercado de bienes de acuerdo con el nivel de demanda de inversiones. El dinero gastado en inversiones aparece como ingreso en las cuentas de depósito de otros empresarios u hogares. De este modo, se establece un mecanismo de ingresos de inversión de crédito y la demanda de inversión crea el ahorro correspondiente. Los ingresos generados a través de la producción de nuevos bienes de inversión estimulan la demanda de consumo. Si todo funciona bien, las expectativas de los agentes se validan a medida que se cumplen las obligaciones de pago y la economía prospera. Así, la EPK asume que existe un equilibrio económico potencial determinado por factores monetarios y reales. Sin embargo, los cambios repentinos en las expectativas pueden sacar a la economía del estado de equilibrio. A las fuertes fases de auge debidas a las expectativas optimistas pueden sucederles descensos drásticos, que a menudo son inducidos por expectativas pesimistas, conflictos de distribución o fragilidad financiera. Esto deprime los gastos de inversión y consumo, invalida las expectativas de ingresos y provoca un periodo de impago de deuda y crisis económica. Se considera que estas fases de auge y caída son características sistémicas de las economías de producción monetaria y que solo pueden ser mitigadas mediante ciertas instituciones económicas y políticas que ayudan a sostener las expectativas y la actividad económica y, por lo tanto, reducen la incertidumbre acerca del futuro.

En la EPK, el empleo no se determina en el mercado laboral, sino que la demanda laboral se determina mediante la demanda agregada en el mercado de bienes y no mediante el salario real. Sin embargo, el mercado laboral determina los salarios nominales y, por tanto, los costes laborales unitarios nominales. Estos tienen una fuerte influencia en el nivel general de precios y, así, en la inflación, así como en la distribución del ingreso. Contrariamente a la economía ortodoxa, en la EPK el nivel de la oferta monetaria no determina el nivel de precios y la tasa de crecimiento de la oferta monetaria tampoco determina la tasa de inflación. Por tanto, los poskeynesianos no conciben la inflación como un fenómeno monetario. En cambio, la inflación se considera el resultado de un conflicto de distribución no resuelto. La causa de este conflicto son las posiciones en conflicto sobre la distribución de los ingresos entre las principales clases sociales, los asalariados en diferentes industrias o sectores, los empresarios y rentistas (es decir, las personas que obtienen ingresos de capital de propiedades o activos financieros), y el sector extranjero en una economía abierta. Por ejemplo, si el objetivo de salario real de los trabajadores o los sindicatos está en conflicto con el objetivo de beneficios de las empresas, las empresas transferirán en parte los aumentos de los salarios nominales a los precios, lo que llevará a la inflación si las empresas tienen la capacidad de fijar los precios. Por tanto, si bien la inflación es un resultado habitual del proceso de negociación salarial incluso en tiempos “normales”, podría acelerarse por los aumentos repentinos de los costes de los insumos, por ejemplo, debido a las depreciaciones de la moneda o los cambios repentinos de precios de los productos básicos.

La búsqueda por beneficio, convierte al capitalismo en un sistema dinámico que generalmente crece con el tiempo debido a la inversión y el cambio técnico. Sin embargo, se considera que las dinámicas de crecimiento están fuertemente influenciadas por el desempeño económico a corto plazo, que se debe principalmente a la demanda agregada. La economía se desarrolla en el tiempo histórico, lo que significa que el pasado tiene un efecto persistente en el futuro debido a la dependencia del camino. Por lo tanto, los cambios repentinos temporales adversos pueden reducir la producción potencial de manera permanente, al igual que una alta tasa de desempleo puede hacer subir la tasa de desempleo no acelerada de la inflación (NAIRU, por sus siglas en inglés), y la tasa de crecimiento real influye en la tasa natural de crecimiento. Los efectos a corto plazo, por tanto, influyen fuertemente en el desarrollo económico a largo plazo.

3. Ontología

Aunque la EPK, como la mayoría de las demás disciplinas científicas, no dispone de una ontología filosófica elaborada, sus teorías contienen presupuestos sobre la existencia y la naturaleza de ciertas entidades que conforman la realidad económica. En el nivel más abstracto, la EPK presupone que las economías capitalistas están compuestas por ciertas estructuras sociales que existen independientemente de la observación científica (en filosofía de la ciencia, este enfoque se llama “realismo”). Más concretamente, las estructuras sociales importantes son las clases sociales (por ejemplo, trabajadores, capitalistas, rentistas), que determinan en gran medida el comportamiento económico de los agentes económicos, las instituciones sociales (por ejemplo, valores, dinero, normas de consumo, regulaciones del mercado laboral) y las organizaciones sociales (por ejemplo, empresas, bancos centrales, gobiernos). Estas estructuras sociales forman la naturaleza de la economía de producción monetaria capitalista, que es el tema del análisis económico poskeynesiano. Si bien los poskeynesianos creen que las economías capitalistas exhiben ciertas regularidades que se generan mediante mecanismos causales y acerca de las cuales pueden dar cuenta las teorías económicas, conciben la economía como un sistema dinámico sujeto a un cambio permanente a lo largo del tiempo histórico. Por tanto, las regularidades empíricas también pueden cambiar, por lo que las teorías económicas no pueden considerarse leyes universales.

Si bien los poskeynesianos ciertamente están de acuerdo en que las estructuras sociales se basan en última instancia en la acción humana, rechazan la idea de que las estructuras sociales o los fenómenos macroeconómicos puedan reducirse al comportamiento de los individuos. Por el contrario, los individuos siempre actúan en un cierto contexto institucional que da forma a sus creencias y acciones, y conecta diferentes clases de agentes o tipos de unidades económicas entre sí. Las estructuras sociales y los fenómenos macroeconómicos pueden ejercer poderes causales que afectan el comportamiento humano, lo que a su vez determina los fenómenos macro. Los fenómenos macroeconómicos y las instituciones incluso pueden mostrar propiedades emergentes que no pueden explicarse completamente mediante la suma de acciones individuales. De este modo, la EPK asume compromisos ontológicos más fuertes que el modelo clásico de la elección racional, que se adscribe a un fuerte individualismo ontológico que afirma que el mundo social en última instancia está compuesto únicamente por individuos y agregados de individuos, y que solamente la acción individual puede ejercer poderes causales.

La siguiente situación puede servir de analogía para las propiedades macro: si todos los asistentes a una sala de cine se ponen de pie, nadie verá mejor la película, si bien si solo una persona se levantara, podría verla mejor. Esta forma de pensar condujo al descubrimiento de varias paradojas macroeconómicas. El término paradoja en este contexto significa que lo que podría parecer razonable para una sola persona, empresa o estado puede llevar a un comportamiento y resultados colectivos no intencionados, adversos o incluso irracionales cuando todos los individuos, empresas o estados actúan de manera similar. Por tanto, es importante estudiar los fenómenos macro y sus propiedades por sí mismos y ver cómo estos afectan a su vez al comportamiento individual. Este enfoque ha sido descrito como “holismo”. Todas estas paradojas macroeconómicas son, por ejemplo, componentes importantes que pueden explicar la reciente crisis financiera en detalle. La siguiente tabla resume las más importantes de estas paradojas.

Paradojas macroeconómicas

¿Qué es?

Mecanismo

Paradoja del ahorro

Mayores tasas de ahorro conducen a una reducción en el ahorro total

Cuando las personas ahorran, gastan menos; por tanto, las empresas obtienen menos ingresos y reducen la inversión. Así, el ingreso agregado disminuye y también lo hace el ahorro total.

Paradoja de la deuda

Los esfuerzos de desapalancamiento (deleveraging) podrían llevar a índices de apalancamiento más altos

Cuando todos ahorran más de sus ingresos para pagar deudas, los ingresos agregados disminuyen y las tasas de apalancamiento aumentan.

Paradoja de la tranquilidad

La estabilidad es desestabilizadora

Una economía estable hace que las personas sean más optimistas, lo que conlleva una mayor asunción de riesgos y mayores índices de endeudamiento bruto, lo que crea inestabilidad.

Fuente: Basado en Lavoie 2014, p. 18.

4. Epistemología

Una vez más, en primer lugar debe señalarse que la EPK no presenta una epistemología coherente, y que los poskeynesianos individuales probablemente tienen puntos de vista muy diferentes sobre la verdad, el conocimiento y el grado en que podemos obtener conocimiento de la realidad económica. Sin embargo, hay algunas suposiciones implícitas sobre la relación entre la realidad y el conocimiento científico que son típicas de la EPK.

Primero, los poskeynesianos comparten la opinión de que la tarea de la ciencia empírica consiste en recopilar y sistematizar las afirmaciones sobre el mundo que deben reflejar la realidad de la manera más adecuada posible. Si bien los modelos económicos son siempre una representación altamente simplificada de los mecanismos causales reales, idealmente deberían capturar aspectos clave de la realidad tal y como realmente son. Los modelos que consiguen describir y explicar los fenómenos empíricos y cuyas suposiciones no contradicen las observaciones básicas sobre los acontecimientos económicos regulares reales pueden no considerarse estrictamente verdaderos, pero ciertamente más “verdaderos” que los modelos que no explican correctamente los mecanismos causales reales o que se basan en supuestos que no reflejan adecuadamente nuestra experiencia de las actividades y los eventos económicos cotidianos.

Segundo, la EPK parece presuponer que requiere tanto el razonamiento lógico como la observación empírica para construir buenas teorías económicas. En lugar de seguir un método deductivo puro a partir de, por ejemplo, axiomas sobre reglas supuestamente universales de elección humana y posteriormente derivar lógicamente proposiciones más concretas sobre fenómenos empíricos, la EPK fundamenta todas las suposiciones teóricas en la evidencia empírica. Sin embargo, eso no significa que se procuren probar todas las suposiciones teóricas estrictamente mediante el razonamiento inductivo, es decir, la evidencia estadística. Los supuestos teóricos deben estar en consonancia con el conocimiento empírico básico del comportamiento y los fenómenos económicos reales. Además de eso, el razonamiento lógico juega un papel importante. En un nivel muy básico, esto implica un deseo de coherencia interna de las afirmaciones individuales de una teoría, pero también de coherencia general.

Un ejemplo podría ser el vínculo entre los supuestos microeconómicos (como la competencia, la fijación de precios y el comportamiento de las empresas) y la teoría macroeconómica (como la determinación de la distribución funcional del ingreso, que es la distribución del PIB a los salarios y los beneficios). Más específicamente, el razonamiento lógico juega un papel importante para crear teorías económicas que sean consistentes con la práctica y las implicaciones de la contabilidad de partida doble y la contabilidad nacional. Los poskeynesianos consideran deficientes las teorías que no toman en cuenta las identidades contables básicas y sus consecuencias económicas sustanciales.

En tercer lugar, los poskeynesianos parecen compartir cierta conciencia de los límites del conocimiento económico. Esto se refleja en una cierta cautela y modestia con respecto a la confiabilidad de las predicciones económicas sobre variables cuantitativas (por ejemplo, el crecimiento del PIB o la inflación) de una economía dinámica que está sujeta a cambios estructurales. En una economía tal, las regularidades empíricas particulares solo persisten temporalmente. Además, los poskeynesianos pretenden proporcionar un marco formal a todas las suposiciones o hipótesis relevantes, lo que requeriría poseer un grado de precisión que puede no ser alcanzable debido a la complejidad cualitativa del fenómeno respectivo, por ejemplo, el comportamiento gregario en los mercados financieros. Esta opinión se puede resumir con la regla general de que es mejor estar más o menos en lo cierto que definitivamente equivocado. Los objetivos principales de las teorías económicas no son el éxito de las predicciones o el mayor grado posible de precisión cuantitativa, ya que estos fines pueden no conciliar bien con la naturaleza cualitativamente compleja y cambiante de las economías capitalistas. Los economistas deben ser conscientes de los límites del conocimiento económico y trabajar para desarrollar teorías realistas que proporcionen una descripción adecuada y explicaciones plausibles de los mecanismos causales reales.

El objetivo general de la economía desde este punto de vista es contar historias plausibles sobre el funcionamiento del sistema económico en el mundo real a partir de hechos estilizados. Este enfoque se opone firmemente al punto de vista epistemológico del instrumentalismo, que no se preocupa por el grado de realidad reflejado en sus supuestos básicos y solo trata de dar con predicciones correctas.

5. Metodología

Como se mencionó anteriormente, el principio ontológico fundamental del paradigma poskeynesiano, como es el caso de la rama heterodoxa más amplia de la economía, puede describirse como un enfoque holístico u organicista. En consecuencia, los poskeynesianos abogan por el holismo metodológico. Un buen ejemplo de este enfoque orgánico es la teoría poskeynesiana de la elección, en la que las decisiones de consumo u otras decisiones que involucren gasto (es decir, inversión residencial, educación), así como las decisiones financieras (es decir, las decisiones de cartera de inversiones y de obtención de créditos) son muy interdependientes entre los individuos. Los individuos, debido a razones psicológicas y a la incertidumbre fundamental, se comparan con los demás y toman sus decisiones en parte de acuerdo con reglas generales y hábitos. Estas formas de comportamiento grupal se encuentran en el núcleo de las explicaciones poskeynesianas de la reciente crisis financiera. Sobre la base de esta determinación social del comportamiento, la teoría poskeynesiana enfatiza el papel de las diferentes clases (las principales clases son los trabajadores, los capitalistas y los rentistas) y las instituciones en la sociedad. Esto se opone fuertemente al enfoque neoclásico dominante del individualismo metodológico, que requiere que cada explicación de los fenómenos económicos tenga que partir del comportamiento individual.

La EPK emplea métodos de investigación que corresponden al principio del holismo. Entre otros, los métodos más importantes son el modelado macro formal y la estimación econométrica, los modelos de stock-flujo consistentes y los basados en agentes que emplean simulaciones por ordenador, así como análisis institucionales y estudios de casos.

Los poskeynesianos a menudo cifran sus teorías macroeconómicas en modelos formales simples que describen los vínculos causales entre variables macroeconómicas a través de parámetros estructurales. Los supuestos de comportamiento subyacentes, por ejemplo, sobre el comportamiento de los consumidores o las empresas, generalmente no se modelan estrictamente, sino que se justifican mediante hechos estilizados y el conocimiento de las regularidades empíricas. La desigualdad de ingresos, por ejemplo, puede ingresar a una función poskeynesiana de consumo agregado basada en estudios empíricos sobre el comportamiento del consumo que muestra que los hogares ricos tienen una menor propensión al consumo o que los hogares más pobres tratan de ajustar su comportamiento de consumo a la siguiente clase de ingresos. Por lo tanto, estos modelos tienen microfundamentaciones, pero no se ven reflejados en un marco formal restringido de optimización. Sin embargo, a diferencia de la teoría neoclásica, las suposiciones sobre el comportamiento individual típicamente implican un comportamiento orientado a las normas que está moldeado por instituciones sociales y contextos sociales.

Los modelos macro simples neokeynesianos pueden ser estáticos y centrarse en los efectos marginales de los cambios en las variables exógenas sobre los resultados económicos en un equilibrio del mercado de bienes. Los modelos dinámicos observan el cambio de las variables económicas a lo largo del tiempo e investigan la estabilidad o inestabilidad de ciertas variables en el estado estacionario, por ejemplo, la deuda privada. Estos modelos capturan así la naturaleza sistémica del capitalismo antes mencionada y permiten representar procesos dinámicos e inestables.

Los parámetros estructurales de estos modelos a menudo se valoran empíricamente a través de técnicas econométricas estándar. Asimismo, las hipótesis teóricas que se derivan de las teorías poskeynesianas pueden ser empíricamente probadas a través de la econometría. Si bien a algunos economistas poskeynesianos no les gusta el enfoque econométrico debido a su escepticismo hacia las regularidades universales, parece que la mayoría de los investigadores adoptan la práctica econométrica. Otra forma popular de evaluar las teorías macroeconómicas es empleando estudios de casos comparativos de diferentes países basados en estadísticas descriptivas.

Los modelos de stock-flujo consistentes (SFC, pos sus siglas en inglés) representan otro tipo de modelos macro formales poskeynesianos que se ha vuelto cada vez más popular en los últimos años. Su característica analítica más importante es la integración de las ecuaciones de comportamiento derivadas de la teoría poskeynesiana en un marco de reglas contables rigurosas (sin embargo, debe tenerse en cuenta que el marco SFC no está vinculado a una escuela de pensamiento específica). La intuición detrás del marco contable se basa en el principio de que cada activo es la responsabilidad de otra persona y cada entrada monetaria es la salida de otra persona. Por lo tanto, el marco SFC garantiza que todos los flujos y stocks reales y financieros del modelo respectivo se integren completamente y se puedan rastrear hasta su origen. En consecuencia, el modelado SFC se ajusta muy bien al enfoque metodológico holístico de la EPK y la contabilidad integral permite derivar algunas relaciones de la contabilidad pura, lo que significa que estos modelos dependen menos de las ecuaciones de comportamiento. Por ejemplo, algunas variables funcionan como variables de ajuste que garantizan que las restricciones presupuestarias de todos los agentes o sectores se cumplan simultáneamente. Esto es importante desde una perspectiva poskeynesiana, ya que el objeto de análisis en la EPK es una economía de producción monetaria, como se mencionó anteriormente. Por ahora, hay una variedad de modelos SFC que van desde modelos analíticos relativamente pequeños hasta modelos muy grandes y complejos que se resuelven numéricamente.

Un desarrollo relativamente nuevo es la combinación de modelos SFC con modelos basados en agentes (MBA) para incorporar agentes económicos más diversos a los modelos poskeynesianos. Un MBA es una simulación informática de muchos agentes heterogéneos que interactúan, lo que puede usarse para estudiar los resultados agregados emergentes de las interacciones individuales y su retroalimentación a nivel individual. La metodología MBA difiere en gran medida del enfoque del agente representativo, ya que el estado de cualquier agente individual a lo largo de la simulación no proporciona necesariamente información sobre el estado agregado o el comportamiento del modelo, y el tiempo es un factor importante. Por tanto, el modelado basado en agentes es una iniciativa prometedora para proporcionar una microestructura explícita para las propiedades macro emergentes de los modelos poskeynesianos.

En el nivel mesoeconómico, la EPK emplea análisis institucionales, que involucran el método del storytelling (contar historias). Los análisis institucionales describen la estructura, el funcionamiento y las conexiones de las instituciones y organizaciones económicas, y los tipos de regularidades o tendencias que surgen de sus interacciones. Un análisis institucional de la práctica de la banca y la banca central, por ejemplo, podría dilucidar cómo se crea el dinero de crédito, cómo se determinan las tasas de interés y cómo el banco central puede afectar la tasa interbancaria a corto plazo (por ejemplo, LIBOR, tasa de fondos federales) a través de la política monetaria. Esto permite una explicación de los efectos de la política monetaria, sus capacidades y límites (por ejemplo, por qué el banco central no puede controlar la oferta monetaria, pero por qué consigue determinar la tasa interbancaria a corto plazo) y una comparación de diferentes sistemas monetarios. Este enfoque también puede emplearse para contar historias sobre la incidencia de ciertos fenómenos económicos, por ejemplo, la crisis financiera 2007-08, como consecuencia de los cambios institucionales estructurales a más largo plazo en el sector financiero. Aunque dichos análisis institucionales se basan en casos empíricos específicos y, por lo general, no implican formalización alguna, a menudo ofrecen conclusiones más generales sobre el comportamiento y los acontecimientos económicos. Además, pueden sustentar modelos macroeconómicos formales que, por sí mismos, no pueden proporcionar descripciones detalladas de las instituciones económicas subyacentes y el comportamiento que genera ciertos resultados macroeconómicos.

6. Ideología y objetivos políticos

La teoría poskeynesiana es, en principio, compatible con una amplia gama de ideologías u objetivos. Por exagerar un poco, por un lado, la EPK puede ser un marco analítico de un político socialista que quiera superar el capitalismo o, por otro lado, puede ser una herramienta para que un banquero de inversiones Pro capitalista analice el entorno económico en el que se encuentra. La cuestión es que la EPK se presta a diferentes ideologías, ya que su objetivo principal es comprender las dinámicas de los sistemas capitalistas desde un punto de vista macroeconómico, independientemente de si uno quiere mantener o superar el capitalismo. Sin embargo, cada académico tiene una ideología específica que él o ella emplea para evaluar una teoría.

El poskeynesianismo no se ha asociado clara o exclusivamente con ningún movimiento político importante. Sin embargo, puede afirmarse con certeza que los poskeynesianos en general no desean liquidar el capitalismo, sino domesticarlo y se imaginan un sistema económico a medio camino entre el liberalismo y el socialismo. Por tanto, en el desarrollo histórico del pensamiento socialdemócrata pueden encontrarse algunos fundamentos ideológicos centrales y objetivos políticos de muchos economistas poskeynesianos, así como el énfasis correspondiente en las perspectivas de juegos de suma no cero, o el capitalismo de cooperación entre clases. Sin embargo, muchos poskeynesianos están totalmente en desacuerdo con los programas políticos presentados por los partidos socialdemócratas de los países capitalistas occidentales tras el giro neoliberal a la “tercera vía” en la década de los noventa.

Tratando de justificar una búsqueda del capitalismo socialmente progresista, muchos economistas poskeynesianos afirman encontrar un precedente histórico para esta perspectiva en la Edad de Oro o el régimen capitalista de ford, desde los años cincuenta hasta los setenta. En los países capitalistas avanzados, este periodo demostró un crecimiento económico estable, una distribución más igualitaria de los ingresos, el pleno empleo (o casi), una red de seguridad social más sólida, una mayor regulación del sector financiero y un estado intervencionista comprometido más activo con la gestión de la demanda agregada que durante la “era neoliberal” posterior. Las características de esta época se pueden concebir como una especie de modelo para el tipo de sistema económico propuesto por los poskeynesianos. Para alcanzar este fin, el objetivo político general consiste en cambiar la eficacia del estado y del sistema político-económico. La literatura poskeynesiana no siempre responde a la pregunta de cómo se logra esto en el ámbito político y social. Si bien hay algunos intentos poskeynesianos que investigan la cuestión de los factores socioeconómicos y sociopolíticos que pueden provocar ciertos cambios en los regímenes económicos o capitalistas, se podría argumentar que estas preguntas no son la principal preocupación de la literatura académica poskeynesiana. Por el contrario, la EPK establece lo que debe lograrse a nivel macroeconómico para evitar las inestabilidades y/o las debilidades estructurales persistentes relacionadas con el capitalismo. Estas incluyen estancamiento, inflación excesiva o deflación, recesiones, crisis financieras y económicas, entre otros. Por ejemplo, muchos poskeynesianos argumentan que una distribución más equitativa de los ingresos entre capitalistas y trabajadores aumentará la demanda agregada y el crecimiento y, de este modo, puede resultar en un aumento de las ganancias brutas de la clase capitalista. Esto enfatiza el hecho de que, para la EPK, no existe una contrapartida fundamental entre la cohesión social como objetivo político y el crecimiento como medio económico para mantener altos niveles de empleo y mejorar las condiciones de vida. Sin embargo, dado que en el poskeynesianismo el análisis de los desarrollos sociales que conducen a un cambio político no tiene gran importancia en relación con las recomendaciones de políticas económicas específicas, uno puede pensar fácilmente que el enfoque de la política del poskeynesianismo tiene una cierta afinidad con la tecnocracia. Esto es a pesar de que muchos poskeynesianos son conscientes de los desafíos sociopolíticos que impiden que se implementen sus recomendaciones “técnicas”.

La mayoría de los economistas poskeynesianos suscribirían la idea de lograr un sistema socialmente más justo, con pleno empleo, bajos niveles de desigualdad de ingresos y altos niveles de libertad individual. Si bien hoy en día muchos economistas poskeynesianos reconocen que el crecimiento infinito es problemático desde una perspectiva ambiental, sigue siendo el instrumento central para lograr el pleno empleo y, por tanto, puede concebirse como un objetivo clave de la EPK.

La EPK está a favor de una combinación de políticas macroeconómicas con un papel activo en política fiscal para estabilizar la economía a corto y largo plazo. La política monetaria debería aspirar a lograr tasas de interés bajas para proporcionar estabilidad en el sector monetario, financiero y real. Podrían lograrse otras políticas para estabilizar la economía mediante una regulación estricta del mercado financiero a través de controles de crédito o requisitos de reserva basados en activos, entre otros. Además, se considera importante que los bancos centrales actúen como prestamistas de última instancia. Las políticas de salarios e ingresos deben llevar a un crecimiento estable de los costes laborales unitarios nominales, en línea con la tasa de inflación deseada. Los economistas poskeynesianos generalmente apoyan a los sindicatos ya que estos tienen una influencia importante en la coordinación de la negociación salarial y, por tanto, en la estabilidad de precios. Con respecto a las políticas económicas internacionales, la EPK no considera que el libre comercio sea beneficioso para los países más pobres mientras no se les ayude a construir sus propios sectores manufactureros competitivos. Para lograrlo, los poskeynesianos favorecen los controles de capital, los tipos de cambio gestionados y la protección de las industrias incipientes.

7. Debates y análisis actuales

La investigación poskeynesiana se ha centrado en diferentes áreas de debate y análisis. La atención que se dedica a problemas y áreas de investigación está fuertemente influenciado por el desarrollo de las economías y las sociedades, por las modas y las novedades, por el avance de la tecnología informática y, por supuesto, por los eventos históricos.

Recientemente se han realizado muchas contribuciones en el uso de estudios econométricos que intentan determinar si un país está orientado a los salarios o a los beneficios. Mientras que en los países orientados a los salarios un aumento de la cuota salarial conduce a una mayor demanda agregada, en países orientados a los beneficios reduce la demanda agregada. Continuando con este enfoque, se están investigando los efectos en el crecimiento de la desigualdad de los ingresos personales, la financiarización, los problemas de la economía abierta, la política fiscal y otros factores. Además, la noción de financiarización se ha traducido recientemente en una gran cantidad de bibliografía que describe y analiza cambios estructurales de muchas economías hacia una mayor importancia y dominio del sector financiero. Las contribuciones en este campo abarcan desde análisis institucionales y descriptivos a nivel micro y meso hasta estudios econométricos y modelos macroeconómicos formales. Las contribuciones del poskeynesianismo al debate sobre la financiarización destacan sus efectos negativos sobre la inversión, la distribución de los ingresos y la estabilidad financiera. Sin embargo, todavía hay problemas por resolver, como la relación de la financiarización con el neoliberalismo.

El suceso histórico de la crisis financiera global (CFG) renovó el interés por la hipótesis de la inestabilidad financiera de Hyman Minsky, en un intento por comprender mejor la compleja conexión entre el sector real y el financiero y la tendencia a las crisis. Esto se está llevando a cabo especialmente con la ayuda de modelos dinámicos que tratan de proporcionar un marco formal y riguroso a las ideas de Minsky.

La conciencia general sobre los problemas ecológicos y, en particular, el cambio climático también ha influido en la EPK. Sin embargo, se debe afirmar que tradicionalmente los poskeynesianos no han dedicado mucho tiempo a pensar en temas ambientales, sino que se han centrado más bien en lograr el pleno empleo mediante el crecimiento económico. Sin embargo, el enfoque en las restricciones ambientales ha recibido mucha más atención en los últimos años. Los economistas poskeynesianos consideran que la economía ecológica tiene sólidos fundamentos microeconómicos pero que depende demasiado de la macroeconomía neoclásica, por lo que intentan introducir una macroeconomía poskeynesiana en el análisis.

Finalmente, ha habido un fuerte aumento en la diversidad de métodos de creación de modelos utilizados por los economistas poskeynesianos. Por ejemplo, la CFG ha reafirmado en general la insistencia poskeynesiana en el papel central del dinero y las finanzas para la actividad económica. Esto ha dado otro impulso a los modelos de stock-flujo consistentes. Se están desarrollando modelos SFC a gran escala que describen una economía nacional completa, mientras que los modelos de economía abierta de múltiples países se centran en el comercio y las finanzas internacionales. Otro campo de avance es el modelado basado en agentes para comprender cómo las interacciones complejas en el nivel microeconómico pueden afectar los resultados macroeconómicos. Esto todavía se encuentra en una etapa temprana, ya que los poskeynesianos han comenzado recientemente a trabajar con estos modelos. Otros autores se centran en asuntos como desequilibrios, inestabilidad y cómo la economía se mueve de un equilibrio a otro a través del tiempo. Esta área de investigación emplea modelos cada vez más complejos con dinámicas no lineales que a menudo requieren técnicas informáticas para simular numéricamente diferentes soluciones posibles para el modelo. Estos modelos proporcionan una idea de los procesos de ajuste a veces caóticos que tienen lugar en el mundo real y, así, tienen un aspecto muy diferente al de los modelos convencionales de equilibrio general, que son más serenos y armoniosos.

8. Delimitación: escuelas secundarias, otras teorías económicas y otras disciplinas

 

Corriente

Temas principales

Inspiración

Fundamentalista

Incertidumbre fundamental

Economía de la producción monetizada

Inestabilidad financiera

Metodología

J.M. Keynes

Hyman Minsky

Joan Robinson tardía

Sidney Weintraub

Kaleckianos

Modelos de ingresos y distribución

Trayectoria

Demanda efectiva

Conflicto de clase

Fijación de precios

Donald Harris

Michal Kalecki

Joan Robinson temprana

Joseph Steindl

Sraffianos

Precios relativos

Elección técnica

Sistemas de producción multisectorial

Teoría del capital

Producción conjunta

Posiciones a largo plazo

Krishna Bharadwaj

Pierangelo Garegnani

Luigi Pasinetti

Pierro Sraffa

Institucionalistas

Fijación de precios

Teoría de la empresa

Instituciones monetarias

Economía conductual

Economía laboral

Alfred Eichner

John Kenneth Galbraith

N. Georgescu-Roegen

Abba Lerner

Thorstein Veblen

Kaldorianos

Crecimiento económico

Regímenes de productividad

Restricciones de economía abierta

Nexo real-financiero

Wynne Godley

Richard Goodwin

Roy Harrod

Nicholas Kaldor

Fuente: Lavoie 2014, 43.

La escuela poskeynesiana está compuesta por varias escuelas secundarias, cada una con un énfasis en diferentes fenómenos, que sin embargo comparten algunas nociones clave. Primero, que las variables monetarias son esenciales para comprender la economía. En segundo lugar, la demanda efectiva impulsa la economía tanto a corto como a largo plazo. Tercero, el futuro es fundamentalmente incierto, por lo que es imposible aplicar probabilidades a diferentes futuros posibles. Cuarto, la economía es dependiente del camino, razón por la cual no hay un equilibrio predeterminado en el futuro al cual la economía pueda ajustarse. Finalmente, en quinto lugar, todos consideran que los conflictos en torno a la distribución son muy influyentes en el desarrollo macroeconómico general a corto y largo plazo.

Basarse demasiado en Keynes como el padre fundador intelectual también tiene sus desventajas, ya que puede llevar a discusiones estériles sobre lo que realmente dijo Keynes, o lo que de verdad dijo Keynes. Las contribuciones de Keynes se basaron en parte en fundamentos neoclásicos, ya que él era un estudiante de Alfred Marshall. Por tanto, algunos economistas afirman que Kalecki, quien publicó incluso antes de Keynes, aunque solo en polaco al principio, era en cierto modo el verdadero fundador de la EPK, ya que su análisis no se basaba tanto en la teoría neoclásica.

El propio nombre economía poskeynesiana oculta las contribuciones de varios autores diferentes e influyentes. Los denominados fundamentalistas basan su teoría principalmente en el propio Keynes y se centran en los temas de la economía de producción monetizada y la fragilidad financiera. Su análisis prestó grandes contribuciones a la comprensión de la crisis financiera mundial.

Los kaleckianos se interesan principalmente por la producción y el empleo, los ciclos económicos, la teoría del crecimiento y los problemas relacionados con la fijación de precios. Los sraffianos se centraron más en los precios relativos y en la elección de técnicas, entre otros. Los institucionalistas abarcan autores que analizan el contexto institucional de la economía. Estos incluyen a Minsky (al menos en parte), a los economistas conductuales de la tradición poskeynesiana, así como a los teóricos modernos del dinero que se centran intensamente en el marco institucional del gobierno, los bancos y los bancos centrales. Los kaldorianos se centran principalmente en el crecimiento a largo plazo y destacan las limitaciones a las que se enfrentan las economías abiertas con respecto al crecimiento y cómo la estructura económica es importante para el desarrollo.

La EPK tiene vínculos con otras escuelas de pensamiento heterodoxas, sobre todo con el marxismo y la economía institucional, que también rechazan la economía dominante. El objeto de análisis tanto del marxismo como de la EPK es la economía capitalista, donde la relación entre los empleadores y los empleados, así como el afán de lucro, es de fundamental importancia. Para los marxistas y la EPK, el dinero es un elemento central para el análisis de las economías capitalistas inherentemente inestables. Además, ambas escuelas de pensamiento rechazan la ley de Say, aunque algunos marxistas solo lo hacen a corto plazo. Sin embargo, también hay aspectos importantes en los que los dos paradigmas están en desacuerdo. Es importante destacar que la mayoría de los economistas poskeynesianos rechaza la teoría del valor-trabajo marxiana o, al menos, la consideran un concepto bastante inútil. La idea marxiana de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia es otra debilidad. Ambos ejemplos se relacionan con las diferencias en los puntos de vista y creencias metodológicas, ontológicas y epistemológicas de ambas escuelas. Los vínculos entre la EPK y la economía institucional también son muy fuertes y tal vez incluso más que los vínculos con el marxismo. La EPK y la economía institucional enfatizan la importancia de las normas sociales, las convenciones y la formación de hábitos en el comportamiento individual. De hecho, la EPK emplea profusamente el análisis de los problemas microeconómicos y sociopolíticos que se pueden encontrar en la economía institucional. Sin embargo, de nuevo hay algunas diferencias importantes entre ambas escuelas, especialmente con respecto a la metodología. Por ejemplo, muchos economistas institucionales rechazan los enfoques de modelado formal y econométrico que se pueden encontrar en la EPK.

9. Delimitación con respecto de la corriente dominante

Resumiendo todo lo mencionado, la EPK y la economía de la corriente dominante difieren en cuanto a su epistemología y ontología, su comprensión de la racionalidad, sus métodos y su núcleo económico y político.

En primer lugar, mientras la EPK subraya la importancia del realismo (trata de contar historias relevantes sobre la economía, basándose en hechos reales) la economía dominante mantiene un enfoque instrumentalista (no se preocupa por el grado de realidad reflejado en sus suposiciones, siempre que permitan predicciones precisas). Los economistas de la corriente dominante, por tanto, utilizan el concepto de un agente que optimiza la utilidad. También conocido como homo economicus, este concepto les permite realizar predicciones aparentemente precisas sobre la economía futura, sin tener en cuenta que los humanos no se comportan en la realidad como este agente. Por el contrario, la EPK utiliza el concepto de los agentes que tienden a la satisfacción. Al igual que los seres humanos reales, estos siguen reglas generales y toman decisiones que se adaptan a un entorno con incertidumbre fundamental. El método de la EPK obedece al holismo, y reconoce que los humanos son seres sociales que viven en un sistema complejo de instituciones, género, cultura, etc. Desde este punto de vista, el comportamiento sensato de los individuos en el nivel micro puede llevar a consecuencias no intencionadas en el nivel macro (véanse las paradojas anteriores para ejemplos). La corriente principal de la economía sigue la idea del individualismo, donde simplemente se agregan comportamientos individuales para formar una medida de nivel macroeconómico, descartando de antemano cualquier paradoja micro-macro.

El núcleo económico de la economía dominante es la escasez de recursos, a saber, el capital y la mano de obra. Por tanto, los economistas convencionales se centran en la asignación de estos recursos y, así, consideran los precios como un indicador de la escasez. En contraste, la EPK considera la evidencia empírica y juzga que la economía generalmente opera por debajo de su capacidad total. Esto perfila su visión de una economía en abundancia. Su principal preocupación se centra más bien en cómo emplear toda la mano de obra ociosa y el capital. Entienden los precios como indicadores de los costes unitarios de producción.

 

Finalmente, el núcleo político de la economía dominante se basa en la creencia de que los mercados no regulados conducen a una asignación óptima de recursos escasos. La EPK, aunque reconoce los efectos empresariales positivos, sospecha mucho de los mercados sin restricciones y tiende más hacia una regulación estricta.

10. Instituciones

Revistas:

  • Cambridge Journal of Economics
  • Journal of Post Keynesian Economics
  • Metroeconomica
  • Review of Political Economy
  • Journal of Economic Issues
  • International Review of Applied Economics
  • European Journal of Economics and Economic Policies: Intervention
  • Review of Keynesian Economics
  • Review of Radical Political Economics
  • International Journal of Political Economy
  • PSL Quarterly Review
  • Bulletin of Political Economy
  • Brazilian Journal of Political Economy
  • Contributions to Political Economy
  • Panoeconomicus

Redes / asociaciones / conferencias / escuelas de verano

  • Norteamérica: Levy Economics Institute, conferencias anuales de Hyman P. Minsky en Nueva York, conferencias internacionales poskeynesianas en Kansas City y seminarios de verano de Minsky en Annandale-on-Hudson, NY
  • Sudamérica: Associação Keynesiana Brasileiro (AKB), conferencias anuales
  • Australia: Poskeynesianos como principales organizadores y colaboradores de las 
conferencias de la Australian Society of Heterodox Economics (ASHE).
  • Asia: Japanese Society for Post Keynesian Economics, seminarios, 
conferencias, Keynes Society Japan, conferencias anuales
  • Reino Unido: Post-Keynesian Economics Study Group (PKSG), talleres anuales, series de seminarios en la University of Cambridge, Kingston University London, Leeds University Business School y SOAS, London.
  • Dinamarca: Nordic post-Keynesian network (conferencias)
  • Francia: Conferencias poskeynesianas en la Universidad de Dijon, en parte organizada por la Association pour le Developpement des Etudes Keynesiennes (ADEK), poskeynesianos franceses altamente implicados en la Association Francaise d’Economie Politique (AFEP), conferencias y otras actividades.
  • España: Universidad del País Vasco en colaboración con el Cambridge Centre for Economic and Public Policy, conferencias anuales.
  • Alemania: German Keynes Society, pequeñas conferencias anuales para participantes de habla alemana, Research Network Macroeconomics and 
Macroometric Policies (FMM), conferencias anuales internacionales, escuelas de verano bienales.

Programas de posgrado:

  • Brasil: varias universidades (Campinas, Río de Janeiro...)
  • Estados Unidos: University of Massachusetts Amherst, New School for Social Research, Nueva York, University of Missouri, Kansas City, y University of Utah, Salt Lake City.
  • Reino Unido: Leeds University Business School, Kingston University London, SOAS London, Greenwich University, Open University, UWE Bristol.
  • Francia: Universidad de París 13
  • España: Universidad del País Vasco, Bilbao.
  • Alemania: Berlin School of Economics and Law y HTW University of Applied Sciences Berlin, sin doctorado
  • Programa Máster Erasmus Mundus sobre Economic Policies in the Age of Globalisatoin (EPOG): University Paris 13, the University Torino, Berlin School of Economics and Law, Kingston University London, y University of Witwatersrand como socios principales, Seoul National University, Federal University of Rio de Janeiro y University of Massachusetts Amherst.

Referencias

  • Fontana, G.; Sawyer, M. (2015): Towards post-Keynesian ecological macroeconomics. Ecological Economics (121), pp. 186-195.
  • Godley, W., Lavoie, M. (2007): Monetary Economics: An Integrated Approach to Credit, Money, Income, Production and Wealth. New York: Palgrave Macmillan.
  • Hein, E. (2016): Post-Keynesian macroeconomics since the mid-1990s – main developments. IPE Working Paper No. 75/2016.
  • Hein, E., Stockhammer, E. (eds.) (2011): A Modern Guide to Keynesian Macroeconomics and Economic Policies, Cheltenham: Edward Elgar.
  • King, J.E. (ed.) (2012), The Elgar Companion to Post Keynesian Economics, 2nd Edition, Cheltenham: Edward Elgar.
  • Lavoie, M. (2014): Post-Keynesian Economics: New Foundations, Cheltenham: Edward Elgar.

Lecturas adicionales:

Libros de texto, manuales, lecturas adicionales:

  • Davidson, P. (2011): Post Keynesian Macroeconomic Theory, Cheltenham: Edward Elgar.
  • Fontana, G., Setterfield, M. (eds.) (2009): Macroeconomics and Macroeconomic Pedagogy, Basingstoke: Palgrave Macmillan.
  • Godley, W., Lavoie, M. (2007): Monetary Economics: An Integrated Approach to Credit, Money, Income, Production and Wealth. New York: Palgrave Macmillan.
  • Harcourt, G.C., Kriesler, P. (2013) (eds.): The Oxford Handbook of Post- Keynesian Economics, 2 Volumes, Oxford: Oxford University Press.
  • Hein, E. (2014): Distribution and Growth after Keynes: A Post-Keynesian Guide, Cheltenham: Edward Elgar.
  • Hein, E., Stockhammer, E. (eds.) (2011): A Modern Guide to Keynesian Macroeconomics and Economic Policies, Cheltenham: Edward Elgar.
  • Heine, M, Herr. H. (2013): Volkswirtschaftslehre: Paradigmenorientierte Einführung in die Mikro- und Makroökonomie, 4th edition, München: Oldenbourg.
  • King, J.E. (2015): Advanced Introduction to Post Keynesian Economics, Cheltenham: Edward Elgar.
  • King, J.E. (ed.) (2012), The Elgar Companion to Post Keynesian Economics, 2nd Edition, Cheltenham: Edward Elgar.
  • King, J.E. (2002): A History of Post Keynesian Economics Since 1936, Cheltenham: Edward Elgar.
  • Lavoie, M. (2014): Post-Keynesian Economics: New Foundations, Cheltenham: Edward Elgar.
  • Lavoie, M. (2006): Introduction to Post-Keynesian Economics, Basingstoke: Palgrave Macmillan.
  • Rochon, L.-P., Rossi, S. (eds.) (2016): An Introduction to Macroeconomics: A Heterodox Approach to Economic Analysis, Cheltenham: Edward Elgar.

Módulos de curso asignados

Título Proveedor Inicio Grado
Economics of Money and Banking Columbia University incesantemente debutante
Advanced Political Economy Lectures University of Western Sydney a su propio ritmo adelantado
Behavioural Finance Lectures University of Western Sydney a su propio ritmo adelantado
Economics from a pluralist perspective Erasmus University Rotterdam incesantemente debutante
An Introduction to Political Economy and Economics n.a. 08-10-2019 debutante

Literatura

Ökonomie der internationalen Entwicklung. Eine kritische Einführung in die Volkswirtschaftslehre
Jäger, Johannes; Springler, Elisabeth
Año de publicación: 2012
Mandelbaum

Introduction to Post-Keynesian Economics
Lavoie, Marc
Año de publicación: 2009
Palgrave Macmillan

The Elgar Companion to Post Keynesian Economics
King, John Edward (Ed.)
Año de publicación: 2012
Edward Elgar Publishing

The Oxford Handbook of Post-Keynesian Economic
Harcourt, G.C.; Kriesler, P.
Año de publicación: 2013
Oxford University Press

Donar

Este proyecto es presentado por la Network for Pluralist Economics (Netzwerk Plurale Ökonomik e.V.) y socios internacionales.  Está comprometida con la diversidad y la independencia y depende de las donaciones de personas como tú. Donaciones regulares o puntuales serán muy apreciadas.!